Saltar al contenido

3 películas liberadas para ver gratis

El asistente

No es del todo una pel√≠cula de Sundance, ya que el met√≥dico retrato de Kitty Green de un d√≠a en la vida de una asistente (Julia Garner) de un ejecutivo de cine abusivo se estren√≥ en Telluride el oto√Īo pasado. (Lleg√≥ a Park City como parte del programa Spotlight.) Pero la pel√≠cula siempre perteneci√≥ a Sundance, y no s√≥lo porque ejemplifica el desafiante cine independiente americano. Al mantener su proxy Harvey Weinstein completamente fuera de la pantalla, Green subraya c√≥mo su patr√≥n de explotaci√≥n fue un verdadero esfuerzo de grupo, sostenido a trav√©s del silencio y la condonaci√≥n impl√≠cita de toda una industria. El verdadero Weinstein fue, por supuesto, un actor importante en el festival durante a√Īos, hasta el punto de que se podr√≠a llamar su relaci√≥n con √©l simbi√≥tica, los dos impulsando el perfil y la influencia del otro. O para decirlo de otra manera: Harvey hizo a Sundance, y Sundance hizo a Harvey. ¬ŅMostrar al asistente en el festival cuenta como un acto de expiaci√≥n, o al menos un reconocimiento de culpa a trav√©s de la asociaci√≥n? En cualquier caso, hab√≠a algo inc√≥modo y surrealista en verlo en una proyecci√≥n de la industria, entre personas que podr√≠an haber reconocido un poco m√°s de s√≠ mismas -y su propia voluntad de mirar hacia otro lado- en su descarnada representaci√≥n del fracaso institucional.

Momento de ver anime hentai!

La escalada

¬ŅQu√© dice que las mejores pel√≠culas de Sundance suelen ser las que se exhiben primero en otros festivales? The Climb, como The Assistant, es un punto culminante, habiendo aparecido por primera vez en Cannes el a√Īo pasado. Es una comedia impredecible sobre una amistad inusual, contada en vi√Īetas que abarcan tal vez una d√©cada en la vida de los personajes; la primera, que se desarrolla en una sola toma sinuosa, sigue al futuro novio Kyle (Kyle Marvin) y a su padrino Mike (Michael Angelo Covino, que tambi√©n escribi√≥ y dirigi√≥) en un paseo en bicicleta cuesta arriba, hasta que una revelaci√≥n impactante rompe su v√≠nculo en pedazos. Hablando de nuevo de expiaci√≥n, lo que sigue es un complicado intento de enmendar la culpa de una perenne metida de pata. Es una de las relaciones m√°s complicadas que se han presentado en el festival de este a√Īo, y Covino, haciendo su notable debut en el cine, construye la pel√≠cula alrededor de escenas econ√≥micas que usan elaboradas tomas largas para aumentar la tensi√≥n o la presi√≥n emocional del material. Como dijo mi amigo y compa√Īero de piso Nick Allen, si fuera un estreno real en Sundance, ganar√≠a el Premio del Jurado Dram√°tico de EE.UU. en un paseo.

Nunca Rara vez A veces Siempre

En cuanto a lo que podría ganar el premio, tengo la corazonada de que podría ser el sensible drama de Eliza Hittman sobre una adolescente embarazada de Pensilvania que viaja a la ciudad de Nueva York con su prima para abortar. He sido escéptico con respecto a la obra anterior de Hittman (It Felt Like Love, Beach Rats), en parte porque sentía que esas películas arrastraban a sus hoscos personajes adolescentes hacia una conclusión previsible de miseria y decepción. Pero aunque Nunca Raramente A Veces Siempre no le faltan dificultades, también posee la sólida columna vertebral narrativa de una misión, y el interés procesal en los largos recorridos que una joven tiene que hacer para interrumpir un embarazo no deseado le da a la película una relevancia profundamente urgente. Es difícil imaginar a Sundance ignorando eso.