Saltar al contenido

5 cosas que debes saber del cuerpo humano

Nuestros cuerpos son fascinantes. La biología humana es sorprendentemente compleja y puede ser alucinante si se considera cuántos procesos complicados llevan a cabo nuestros cuerpos cada segundo.

Tanto si eres un experto en biotecnología como si no sabes absolutamente nada sobre el cuerpo humano, es útil saber al menos lo básico sobre la biología humana para que puedas tomar decisiones informadas que ayuden a que tu cuerpo funcione sin problemas. Además, ¡es interesante!

El cuerpo humano tiene 12 sistemas

Los 12 sistemas del cuerpo humano son el sistema cardiovascular, el sistema digestivo, el sistema endocrino, el sistema inmunológico, el sistema tegumentario, el sistema linfático, el sistema muscular, el sistema nervioso, el sistema reproductivo, el sistema respiratorio, el sistema esquelético y el sistema urinario.Todos estos sistemas trabajan juntos para asegurar que nuestros cuerpos funcionen correctamente:

  • El sistema cardiovascular (o circulatorio) transporta sangre, oxígeno y nutrientes por todo el cuerpo.
  • El sistema digestivo toma y procesa los alimentos.
  • El sistema endocrino produce hormonas que regulan el metabolismo, el crecimiento y el desarrollo, la función de los tejidos, la reproducción sexual, el sueño y el estado de ánimo.
  • El sistema inmunológico combate las infecciones.
  • El sistema integumentario protege al cuerpo de los daños externos.
  • El sistema linfático conecta los nódulos linfáticos de nuestro cuerpo y ayuda a los sistemas circulatorio e inmunológico.
  • El sistema muscular nos permite movernos.
  • El sistema nervioso transmite señales a través del cuerpo y controla las acciones voluntarias e involuntarias.
  • El sistema reproductivo nos permite tener relaciones sexuales y tener hijos.
  • El sistema respiratorio nos permite tomar oxígeno y expulsar dióxido de carbono mientras respiramos.
    • El sistema esquelético da a nuestros cuerpos un marco y apoya a los sistemas.
  • El sistema urinario expulsa los desechos.
    Todas estas son sólo algunas de las funciones principales de cada sistema, pero cada sistema realiza muchas otras.

Hay cuatro grupos sanguíneos

El tipo de sangre que le corresponde se determina por los anticuerpos que hay en el plasma y los antígenos que se encuentran en los glóbulos rojos. Los anticuerpos son proteínas de la sangre, mientras que los antígenos son sustancias que activan una respuesta inmunológica y controlan lo que entra y sale de una célula. Cada grupo sanguíneo puede ser positivo o negativo, lo que da como resultado ocho posibles tipos de sangre. La parte +/- del tipo de sangre de una persona se determina por la presencia (o ausencia) de un tercer antígeno llamado factor Rh.

Nuestros cuerpos pueden manejar la sangre sin la presencia de un antígeno que normalmente tenemos, pero no pueden manejar la introducción de un nuevo antígeno en el sistema circulatorio. Es por eso que las personas con sangre O- son conocidas como donantes universales; cualquiera puede usar sangre O-. Las personas con sangre AB+, por otro lado, son receptores universales; ya tienen todos los antígenos en su sangre.

Nuestro ADN está almacenado en 23 pares de cromosomas

Cada célula tiene un conjunto completo de cromosomas que contienen todo el material genético necesario para determinar la composición de todo nuestro cuerpo. Es por eso que la clonación de animales puede hacerse con una sola célula. Todo el material genético que nos define está dentro de todas y cada una de las células de nuestro cuerpo, desde los folículos pilosos hasta las uñas de los pies.

Nuestro sistema inmunológico combate las infecciones

Los anticuerpos en realidad combaten la infección matando el virus o las bacterias extrañas, mientras que los microfagos son glóbulos blancos que rodean y contienen las células extrañas (u otros objetos) para evitar la propagación de la enfermedad.

Hay más células no humanas en nuestro cuerpo que las humanas

Hay diez veces más células bacterianas en nuestros cuerpos que nuestras propias células humanas. Estas bacterias son inofensivas o incluso nos ayudan a realizar funciones corporales clave, como la digestión. Incluso nuestro ADN en sí mismo no es todo de la evolución humana. El ADN humano incluye los genes de al menos ocho retrovirus que fueron absorbidos por nuestro propio código genético en algún momento. Los genes virales en nuestro ADN ahora realizan funciones importantes, especialmente relacionadas con la reproducción.