Saltar al contenido

Cómo planificar un viaje de tres días a Lanzarote

Lanzarote es uno de esos lugares a los que todo el mundo debería ir al menos una vez en su vida. Se trata de una isla única debido a las erupciones volcánicas que tuvieron lugar hace ya casi doscientos años, las cuales provocaron que su relieve sea tan singular. De hecho, muchas personas que visitan esta isla comparan su paisaje con el lunar.

Lo mejor es organizarse bien antes de comenzar la visitar por esta bella isla del archipiélago canario. El viajero debe anotar todos los lugares que desea ver, así como los restaurantes en los que podría comer. Hay que tener en cuenta que Lanzarote tiene una distancia de veintiún kilómetros de este a oeste y de sesenta y dos kilómetros de norte a sur, por lo que es posible recorrerla en tres días. Además, la distancia entre un punto de interés y otro es de aproximadamente veinte minutos.

¿Qué hacer en Lanzarote durante el primer día?

Cabe mencionar que muchas de las personas que visitan Lanzarote solo quieren pasar unos días tranquilos con todas las comodidades. Para ello, uno de los mejores lugares es Puerto del Carmen, una localidad turística que cuenta con diversos hoteles, entre ellos el Hotel Bellevue Aquarius. Además, en este lugar podrá hacer recorridos en barco y avistar delfines, ballenas y otros animales nativos.

En el caso de que el viajero desee conocer a fondo Lanzarote, puede comenzar su trayecto visitando el Puerto y desde allí ir al Castillo de San Gabriel, declarado Monumento Histórico Nacional en el año 1972. Después puede visitar el monumento al campesino, una obra de César Manrique ubicada en el centro de la isla.

Si a esas horas el hambre ya aprieta, puede aprovechar su visita al Jardín de Cactus, un lugar donde hay tanto cactus autóctonos como de África y América, para descansar y comer, ya que este jardín cuenta con un pequeño restaurante.

Tras reponer fuerzas, el visitante estará listo para continuar su recorrido. Puede visitar los Jameos del Agua, la Cueva de los Verdes, el Mirador del Río, la Casa Museo de César Manrique y Teguise, la antigua capital de Lanzarote.

¿Qué hacer en Lanzarote durante el segundo día?

Durante su segundo día en Lanzarote puede programar su visita al Parque Nacional de Timanfaya, aunque antes puede pasar por el Echadero de los Camellos. El viajero también debe visitar la Laguna Verde e ir a la zona llamada los Hervideros.

Precisamente, las Salinas de Janubio, otro de los lugares de interés de Lanzarote, se encuentran muy cerca de los Hervideros. Allí podrá comer en el restaurante Mirador de las Salinas, el cual cuenta con unas vistas impresionantes.

¿Qué hacer en Lanzarote durante el tercer día?

Antes de decir adiós a Lanzarote, el viajero puede visitar una de las playas más bonitas de la isla canaria: las playas de Papagayo. Desde este lugar se puede ver la isla de Fuerteventura. Sin duda alguna disfrutará de una gran belleza paisajística.

De camino al aeropuerto puede pasar por la Playa Honda, una tranquila y extensa playa ubicada en San Bartolomé. Su arena es dorada y sus aguas suelen ser tranquilas, aunque es un buen lugar para practicar windsurf.